Pasarán… pasarán, pero las Personas con Discapacidad quedarán

Al caminar o transitar por las calles de nuestra ciudad encontramos gran  cantidad de comercios que han tomado como hábito ocupar las veredas, las verdulerías colocando los cajones sobre la pared, las ferreterías que exponen como si fuera una vidriera sus productos, las mesas, sillas, y  cerramientos de los locales gastronómicos  amurados al piso son moneda corriente.

Las personas ciegas necesitan la pared como referencia para caminar, las personas con discapacidad o movilidad reducida muchas veces eligen circular por la calle, parece ser menos peligroso aunque si lo pensamos bien es todo lo contrario.

La realidad es que la ocupación de las veredas avanza y no importa quienes pueden hacer uso de ella, la explotación comercial está primero, y la empatía por parte de quienes lo hacen, no existe.

Nuestro Trabajo:

Fundación DISER viene trabajando desde el año pasado en la “Ocupación de la vía Pública”, recorriendo los sectores, tomando medidas, denunciando de manera sistemática aquellos comerciantes gastronómicos, ferreterías verdulerías, que incumplen con una ordenanza Municipal. Fiscalización del Municipio con quien hablamos a menudo, actúa, labra actas, el tribunal de faltas envía la citación pero en varios casos los dueños de los locales gastronómicos no se presentan. Podemos mencionar varios nombres, aunque la intención de nuestra Institución es visibilizar la dificultad con la que se encuentran las personas con discapacidad a la hora de transitar en la vía pública en la cuidad de Bahía Blanca, las denuncias las hacemos de manera formal.

Sólo en Avenida Alem desde el comienzo hasta el 1300 hay 21 comercios gastronómicos que ocupan el espacio púbico.

Legislación:

En Bahía Blanca hay cuatro ordenanzas que reglamentan la ocupación de la vía pública, que se contradicen entre sí en cuanto a los metros desde la línea Municipal hacia afuera. La ordenanza 15.698 establece que: » los bares, cafés, confiterías, heladerías, pizzerías y restaurantes podrán instalar, mesas, sillas y sombrillas, previa autorización por parte de la Dirección de planeamiento Urbano. Deberán permitir la circulación peatonal, el dpto. ejecutivo establecerá las características que deberá reunir el mobiliario a instalar y respetar las medidas que establece la norma».         

El Municipio cobra en concepto de «multa» por el uso del espacio público valores irrisorios, los comerciantes abonan, pero en su mayoría incumplen con lo establecido en la normativa vigente.

La ordenanza tiene sus falencias, una de ellas son las medidas establecidas, seguramente quien la hizo no usó el centímetro y mucho menos intentó estacionar y bajar del vehículo, tampoco establece la clausura del local ante el incumplimiento, es necesario reformar la ordenanza. Es por eso que compartimos el relevamiento realizado por Fundación DISER al Observatorio De Los Derechos De Las Personas con Discapacidad que funciona en el ámbito del Honorable Concejo Deliberante para que se trabaje y modifique la normativa.

Nuestra Institución esta muy lejos de atentar contra los comerciantes, en varias oportunidades hablamos con los dueños para explicarles que es necesario que en Bahía podamos circular libremente por la vía pública, sugiriendo que retiren las mesas, sillas y cerramientos que lo impiden, sin tener una respuesta favorable a nuestro reclamo.

Cuando las sanciones sean ejemplificadoras, los controles estrictos, seguramente podremos decir que TODOS podemos transitar por las veredas de la ciudad.